Abarca mundos, pero nunca intentes abarcarme,

almaceno tu palabrería más ruidosa con sólo mirarte.

Walt Whitman.

viernes, 20 de noviembre de 2009

El abuelo.

Mi abuelo recuerda entre miradas veladas por los años y los recuerdos. Año 39, explícale a un niño de cinco años el motivo por el cual su padre es arrestado y humillado públicamente. Explícale que no es un delincuente, que aquellos que se lo llevan visten el uniforme de la intolerancia, el silencio de la obediencia, del miedo, que su papá quiere volver. Explícale que tiene que dejar la escuela para trabajar por un poco de pan. Que hemos perdido la guerra.
No vengas a decirle a mi abuelo que unos perdieron y otros ganaron, que la vida es así, porque su infancia se fue entre campos de trigo y curruscos de pan.
Enterremos al Sepulturero Mayor, pero no enterremos la memoria.

6 comentarios:

Sheena dijo...

Brillante una vez más :)

Sab dijo...

qué genial. Hasta las 12 de la mañana no me dí cuenta de que era 20
de noviembre.
:)

Dara Scully dijo...

Y sin embargo, la vida es así. Nosotros la hacemos así.


miau
con
pepitas
de
chocolate

Favio dijo...

nostálgico
simplemente perfecto



me gustó mucho, de verdad
:D

Hollie A. Deschanel dijo...

Que la memoria es la mejor amiga.

Beso!

Roberto dijo...

la memoria es lo único que puede salvarnos como género humano...

la semana pasada estuve en Auschwitz y Birkenau...terrible pero necesario...