Abarca mundos, pero nunca intentes abarcarme,

almaceno tu palabrería más ruidosa con sólo mirarte.

Walt Whitman.

martes, 29 de diciembre de 2009

100 years ago: principios épicos.

Nellie conoce a mucha gente. A mucha. Londres es una ciudad muy grande. Pero en esa inmensa ciudad, y en todo el mundo, Nellie, sólo tiene tres amigos, amigos, amigos. De esos por los que recorrería medio mundo, dejaría de escuchar a los Beatles e incluso renunciaría al café, sí, renunciaría al café por esos tres. Jake, Brian y Mike. Son más que eso, son sus hermanos, desde que a los doce años ese estúpido colegio elitista para pijos, tío decidió que las cuatro balas perdidas de la buena sociedad londinense debían unirse bajo el mismo techo para no volver a separarse.
Jake Collins. Sonrisa de angel, cerebro diabólico. Papá y mamá de buena familia, pero eso de la pompa británica y el título... creo que se la sopla, tío.
Brian Yeats. La responsabilidad, la calma. Heredero ilegítimo de algún estirado con familia, yo que sé.
Mike Houghton. Pues eso, Mike. Oveja negra de una de las familias más influyentes de Inglaterra. Con más titulos que la puñetera reina, tío.
Y ella, Nellie Cornwell. La chica que va con los tres delincuentes esos. Hija de lady Elena y Lord Henry Cornwell, muerto antes de que ella naciese de un ataque al corazón. La niña menuda, inteligente e insolente que se empeñó en llevar una camiseta de los Rolling Stones en lugar de la camisa de su uniforme en su primer día, ganándose un castigo, una charla sobre decoro con miss Jones acerca de lo que una futura señorita decente de su clase, Cornwell debía y no debía vestir y la simpatía de Jake y Mike, que decidieron que Jagger y Richards tenían que ser muy guays, tío si a miss Jones le parecían inadecuados.
Mike siempre dice que fue Jake, pero Jake, aunque no lo diga, sabe que fue Mike. Él disparó la alarma de incendios que libró a Nellie de la interminable charla con miss Jones y que logró el primero de una larga lista de castigos conjuntos para ambos, que escuchaban a escondidas la reprimenda. La mala suerte, o su deplorable falta de experiencia delictiva por aquellos tiempos, quisieron que ese pardillo sustituto que daba matemáticas les sorprendiera nada más dar la alarma. Una alarma de incendios hizo inseparables a Mike y Jake. En la sala de castigos, tras prometerles que les enseñaría la música de esos melenudos con guitarras que habían escandalizado a miss Jones, Nellie se unió a ellos. Brian, vino después. ¿Bastardo? Mi madre me dijo que mi padre, era un putero con los ojos juntos y ciertos rasgos que podrían indicar retraso mental, tal vez deberías llamarme hermanastro, tal vez la mayoría de los aquí presentes puede hacerlo... respondió a Linton y su cuadrilla cuando trataban de ser crueles con él, imitando su acento de lameculos pijos de mierda, tío. Era 14 de septiembre 1964 y ese día se completó la formación del club más exclusivo de todo Londres, en el que sólo se admitían renegados y bastardos.

4 comentarios:

Sab dijo...

Ese club pinta bien. Puedo entrar?
Me da ganas de cambiar de vida, como siempre (y siempre que diga esto es algo muuuuuy bueno).
:)

Sheena dijo...

Ya los estoy adorando a los 4. Benditos y maravillosos 60... Jodidos Rolling :)

Beso!

Favio dijo...

Habrá q ver entonces la secuela de estas aventuras (100 años atras entonces.. habrá q ver hasta donde los llevará ahora q se acerca la Gran Guerra..)


pasa un feliz año señorita!!
:)

Hounter dijo...

mmm... que gente xD. Esos sí que deben saber cómo tocarle la moral a los pijos y estirados solo con una canción, ¿acaso puede haber algo mejor? xD.
Solo pude estar una vez en Londres, una pena que fuera en 2001 y no en 1966, así podría haber vivido a Clapton y sus posteriores ñoñerías ;).