Abarca mundos, pero nunca intentes abarcarme,

almaceno tu palabrería más ruidosa con sólo mirarte.

Walt Whitman.

martes, 8 de diciembre de 2009

-yo te quiero más que él, mucho más.
-¿cómo lo sabes?
-pues porque he aprendido a hacer tarta de mermelada de frambuesa, sólo para tí. para que me quieras aunque sea la décima parte de lo que le quieres a él. y porque sé cuando necesitas que te deje sola y cuando quieres que hable de tonterías, cuando quieres decir algo importante y cuando necesitas esconderte debajo de la cama. porque te conozco mucho mejor que él y, aún así, te quiero. pero tú eres tan estúpida que te enamoras del tío que se enrollará con cualquier rubia de bote el día que le cuentes a tus amigas que no puedes vivir sin él.

5 comentarios:

Sheena dijo...

Tocado & hundido... ¿Y luego? :)

Muas!

Favio dijo...

ven a bailar tu pena de complejos, metiéndote de frente en tremendos loquerios, déjala, libérate, es su opción al fin y al cabo..


desgracia de mundo, como siempre he dicho: mujeres que buscan príncipes y no buscan hombres que las traten como princesas..

Favio dijo...

es algo que pasa, si, pero al final nosotros somos los que nos dejamos llevar..
deberiamos tener un control o algo asi para poder evitar esas cosas, aprender a distinguir a los que nos quieren desde la raiz y no lo que son atraidos por el físico/dinero/otra cosa más...



PD: a mi me gusta el ultimo trabajo pero es cuestión de opiniones..
de todas formas, desde 2º de secundaria empezamos una campaña agresiva de mails para que vinieran a Perú y por fin llegan!!
más que nada es por deber de fanático y sueño alcanzado
:)

Hollie A. Deschanel dijo...

Oh, me gustó este post :)

Beso!

Dara Scully dijo...

Eh, eh, ¿Y él qué sabe? Igual el chico en cuestión sabe hacer pasteles de arándanos y las mejores meriendas del mundo.



miau
que
juega
en
la
nieve
:)