Abarca mundos, pero nunca intentes abarcarme,

almaceno tu palabrería más ruidosa con sólo mirarte.

Walt Whitman.

domingo, 8 de noviembre de 2009

Ella soñaba con lo más lejos que pudiese imaginar y hacía planes con mapas y bolas del mundo. Escribía ingenuas historias de salvación del mundo y leía sin parar. Escuchaba música olvidada y recortaba fotos de revistas de viajes para abrir ventanas en su habitación. Aprendía a tocar la guitarra y escribía canciones de chicas que corrían muymuy lejos. Un martes, seguro que era martes, tal vez fuera trece, apareció en su vida, porquesí, porque él era así, el chico que hablaba lindo, venía de mas allá del atlántico, traía una guitarra al hombro y todas las lágrimas guardadas en un bolsillito diminuto de la chaqueta, para que nadie pudiese encontrarlas. Tenía aire de conquistador del mundo y sonrisa de chiquito.

.ese día se rompió la primera cuerda de la guitarra.

6 comentarios:

Favio dijo...

tanta intensidad tuvo el encuentro??
debió ser, las cuerdas no mienten



;)

Hollie A. Deschanel dijo...

Y con la cuerda se marcharon muchos recuerdos.

Muás!

Sheena dijo...

Mua-ja-ja

Un muas! (K)

Dara Scully dijo...

pero dio igual, porque así sonaba diferente, y a ambos les gustaban las cosas que no eran como las demás.



miau
con
ganas
de
bailar

Paranoid Girl dijo...

como en amelie el que? vi esa peli hace mucho no se a que te refieres Xd

yo muy muy bien, me espera un fin de semana genial y tu??? que tal??? vas bien con latin?? que tal en londres?? todo lo demas bien?

Hounter dijo...

Martes trece tenía que ser. Me encanta como siempre xD. Nunca me pareció un buen presagio cuando se rompe la cuerda de una guitarra...