Abarca mundos, pero nunca intentes abarcarme,

almaceno tu palabrería más ruidosa con sólo mirarte.

Walt Whitman.

domingo, 25 de octubre de 2009

Trilce

No fue la decepción que reflejaban sus ojos de niña triste lo que le destrozó por dentro. Fue la falta de sorpresa.
Una vez más, había cumplido las expectativas.

2 comentarios:

Ric dijo...

ché, sentí autobiográfica la punzada o que fue eso?

Sheena dijo...

¬¬