Abarca mundos, pero nunca intentes abarcarme,

almaceno tu palabrería más ruidosa con sólo mirarte.

Walt Whitman.

martes, 6 de octubre de 2009

Remontando cascadas

Si caes. Caes. Caes. Caes. Así, con c mayúscula. O minúscula, qué importa. Como una gota de lluvia. Como una jodida gota de lluvia que se estrella contra el suelo. Que se filtra en la tierra que todos pisan. Pues cuentas hasta diez. O hasta un millón. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10... Y te levantas. Porque tu eres más. No sólo un puto estribillo. Te levantas. Porque, ¿alguna vez has hecho la ruta del Carest? Esos puñeteros salmones remontan cascadas alucinantes. Sufren, sangran, algunos hasta mueren. Pero vuelven cada año. ¿Por qué? Con un único objetivo. La vida. La vida con mayúsculas, minúsculas o cómo quieras escribirlo, hay cosas que no pierden significado de ninguna forma. La vida.

5 comentarios:

Paranoid Girl dijo...

Hay mucho que no actualizabas =)

Me ha gustado tiene mucha intendad jeje

un beso!!

La vida es genial ^^

Sheena dijo...

Por fin :)

La vida son montones de cascadas que hay que subir. Remontemos esa cascada y muchas más! ^^

London is waiting for us... (L)

Favio dijo...

una y otra vez caer
una y otra vez saltar y levantarse y seguir adelante que acabas de dar una gran verdad


un abrazo señorita
:)

Hounter dijo...

Me encanta, ya tenía ganas de una nueva entrada. Me ha recordado a "El Club de la Lucha", no sé porqué... pero genial!

Roberto dijo...

Que se lo digan a Sísifo...

La vida se cuela en tus palabras con desmesura...

aunque hace siglos que no te leía, como siempre me encanta hacerlo