Abarca mundos, pero nunca intentes abarcarme,

almaceno tu palabrería más ruidosa con sólo mirarte.

Walt Whitman.

miércoles, 18 de febrero de 2009

y el chico que robaba momentos...

La chica que no sabía hablar de verdad escribía cosas en un papel mientras la terrible bruja hablaba de cosas sin importancia, que jamás harían sonreir a nadie. Escribía cómo la princesa de la nada se dejaba fotografiar por el chico que roba momentos esperando que fuera capaz de robarle el alma y borrar de ella, tal vez con photoshop, la sonrisa de Miguel. Pero el chico que roba momentos tiene su propia historia y sólo quiere robarle el alma a Cenicienta. La malvada bruja porrumpió en un repentino ataque de tos y murió, pero sólo por 24 horas, quién sabe, tal vez para entonces Miguel haya perdido el miedo a trepar...

9 comentarios:

Anónimo dijo...

JuasJuas.




Me parto



/LLLL

María dijo...

no esque pretendiese eso pero gracias anonimo, tomaré en cuenta tu opinión...

Lasarshe dijo...

Esperemos que para entonces Miguel haya conseguido super todos sus miedos.

Un beso (:

Marie Augustine. dijo...

me gusto.

Dara Scully dijo...

Cuánto Miguel suelto hay por ahí últimamente.



Un miau de Cenicienta

aLba dijo...

hay que arriesgar a la primera :)

Diana dijo...

¡Escribes divino!

Un beso.

Nokenicus dijo...

Hola, pasando a saludar y tambien para invitarte a que pases y veas mi blog a ver si encuentras algo de tu agrado y si te gusta intercambiemos enlaces, una suerte de fucionar dendritas o algo asi diria yo,je.
Saludos y hasta la proxima.

Mónica dijo...

Hay veces que no se deben dejar escapar oportunidades...


Un beso