Abarca mundos, pero nunca intentes abarcarme,

almaceno tu palabrería más ruidosa con sólo mirarte.

Walt Whitman.

miércoles, 10 de junio de 2009

El último acorde


Aquel verano era un recuerdo de luces y escenarios, de solos de guitarra y sonrisas "de esas". De aquel chico que fumaba Malboro y sonreía solo a medias. De aquel mechero que nunca encendía, de cuerdas que se rompían y acababan de pulsera. De las charlas trascendentales y las memorias llenas de olvidos, de eternas aspiraciones. Fue el verano de las púas al vuelo y la furgoneta gris llena de color que siempre estaba llegando. Fue el verano que ambos se enamoraron de la clave de fa. El verano que se escribió la gran canción y se perdieron las últimas grandes batallas en nombre de la música, la paz y el amor. Fue un triunfo fracasado. Fue el momento más vivo de la muerte. Fue la despedida de lo que se soñó. Fue el rock and roll. Fue el verano del amor.

5 comentarios:

Sheena dijo...

Lo fue. ¿Qué más podría decir? :)

Un beso en este miércoles-viernes!

Francisco Javier DC dijo...

Éste verano, volveré a escuchar Hotel California y volveré a amar... volveremos a ganar¡¡¡

besos.. me encantó, tu y Hendrix.

Dara Scully dijo...

El amor en clave de fa. Claro que sí, el mejor de todos.



un miau de helado de galleta, señorita :)

seykozz dijo...

Fue muy grande hendrix.. que tal te va la vida???

Besosss

Mr Bedshapes dijo...

Tienes esto abandonado, desgraciada