Abarca mundos, pero nunca intentes abarcarme,

almaceno tu palabrería más ruidosa con sólo mirarte.

Walt Whitman.

sábado, 14 de marzo de 2009

Girando en cuadrados

Eran totalmente distintos, como un mp3 y un vinilo, como una sonrisa y una lágrima. Ella lo sabía, pero era incapaz de dejar de sonreir cuando él estaba cerca, cuando notaba el olor a su colonia, cuando oía su voz accidentada y escuchaba sus sueños de gloria infinita. Él la hacía soñar. A veces aterrizaba de golpe con la verdad y pasaba horas construyendo complejos, sustentando miedos y financiando el golpe de estado de su cerebro contra su corazón. Padecía inseguridad crónica y miedo a sufrir, había decidido construirse su propio mundo, dónde nadie tuviese acceso a ella, dónde nadie pudiese hacerla daño. Él soñaba con escapar de la sordidez en la que vivía, con rebelarse, con no tener que aparentar, soñaba con ser independiente, con ser algo y no tener que dar explicaciones. Ella capturaba el sonido del mundo en acordes, él en imágenes. Él tenía la mente confusa y las ideas claras, ella tenía la mente clara y las ideas confusas, cada uno una mitad de un todo. Los dos igual de perdidos y confusos, él 17, ella 16 años de corazas, ahora resquebrajadas.
Al fin ocurrió lo que una musa un día le inspirara al primer gran poeta de la humanidad, el inventor de la palabra que a ellos tanto reparo les producía. Él sintió como su sonrisa se metía en sus sueños y como le dolían esos ojos, los más tristes de Madrid, los de ella. Ella se dejó llevar por la risa infantil de aquel niño enfadado con el mundo que había decidido robarla el alma con su maquina de capturar momentos. Y ambos encontraron las sonrisas perdidas, los sueños olvidados en el autobús y las melodías extraviadas en el corazón. Él dejó de llegar tarde a clase los jueves y ella se olvidó de sus complejos. Media hora antes de clase sofocaba las ansias percusionistas de sus corazones.

Lo bueno de escribir tú las historias es que puedes cortarlas y no contar el final, porque todas las historias, por bonitas que sean tienen final, yo decido dejar un final abierto y quién sabe, quizás algún día puedan contármela ellos :)

-¿Crees en los cuentos de hadas?
-No, pero creo en las personas.

9 comentarios:

Sofía dijo...

¿Cómo se gira en cuadrados?

seykozz dijo...

En serio viste como lo grababan??? joerrrrrrr q suerte!!!!

Bonita historia!

muchos besosss que pases un buen finde y que sigas con las historias..."abiertas"

Sheena dijo...

Amo los finales abiertos, nunca sabes que puede llegar a pasar y asi cada uno puede continuar con la historia de una forma diferente y personal

No sabes cuanto me ha llegado esto...

Un beso!

Sheena dijo...

PD: Ahora que pienso... Igual si, igual si lo sabes, es mas, probablemente lo sabes...

Creo que con esto lo entiendes :)

Dara Scully dijo...

Cuarenta años más tarde, escribiendo un cuento con su historia. Envejecieron juntos, lloraron, rieron y sintieron con las pieles tocándose. Vivieron, confusos y claros, perdidos y encontrados. Se vivieron en el mundo.


miau, señoritaeme.

Roberto dijo...

A veces las historias inconclusas son las más hermosas...

Tengo unas cuantas vividas y son absolutamente maravillosas. Te hacen escribir, soñar, recordar...son un jodido tesoro imposible de no aprovechar...

me encantas con todas tus palabras...

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
María dijo...

comentario duplicado...¬¬ este blog!!

Mr Bedshapes dijo...

Tú y yo tenemos que hablar...