Abarca mundos, pero nunca intentes abarcarme,

almaceno tu palabrería más ruidosa con sólo mirarte.

Walt Whitman.

viernes, 23 de enero de 2009

Flashes en la oscuridad metromadrileña... por ejemplo.


Oh las cuatro paredes de la celda.

Ah las cuatro paredes albicantes

que sin remedio dan al mismo número.

Trilce XVII, Vallejo.

2 comentarios:

Dara Scully dijo...

Y una pared más, dentro de su cabeza.


Un miau, señorita que eligió muerte.

Proyecto de Escritora dijo...

Cuantas historias podemos contar del metro...

Besos!